Debajo del árbol

Home » Uncategorized » Cambiando la lógica del curso

Cambiando la lógica del curso

Hace un par de años, en un Simposium de Educación del ITESO, recuerdo que me sorprendió escuchar al Dr. Santos Guerra compartir que al inicio de un curso, el primer día del semestre, entró al salón, se sentó y preguntó a los estudiantes ¿qué quieren aprender? Y así fue como armaron juntos todo el curso.

Con la idea de modificar mi práctica docente acercándome más a los intereses de mis alumnos, alimentando su interés por aprender y desarrollando su autonomía, planee este curso de primavera 2016 bajo esa lógica. Me aproveché de que el objeto de estudio del curso es “Metodologías del aprendizaje”, me armé de valor, llegué el primer día de clase y – después de dar la bienvenida a mis alumnos- les planté el reto del semestre:

“Este es el objetivo de aprendizaje para esta materia ¿cómo le vamos a hacer para lograrlo?”

Lo que ha seguido a eso ha sido interesante para mí y me gustaría írselos contando poco a poco, a lo largo de este semestre.

Lo primero que hicimos fue definir si los 3 objetos de estudio del objetivo de aprendizaje eran de su interés o preferían modificarlos. Dijeron estar interesados y añadieron uno más a la lista. La tarea de ese día fue traer una propuesta de cómo cumplir el objetivo de la materia. La clase siguiente todos llegaron con su propuesta pero no todos tenían una propuesta muy desarrollada, así que se juntaron por grupos pequeños para que cada quien compartiera su propuesta y entre todos armaran una sola propuesta. Fue muy interesante ver que muchas propuestas partían de: la maestra nos enseña, la maestra explica, la maestra… así que hablé con el grupo y les replanté la pregunta:

“¿Qué debo hacer YO para lograr el objetivo del curso?”

Esto ayudó a que cambiaran la perspectiva a su proceso personal y poder así discutir con sus compañeros cómo se imaginaban el curso, señalar las actividades que se les antojaba realizar o que creían convenientes realizar. Entonces negociaron con los demás sus expectativas y diseñaron con los otros el tipo de producto del curso que se les antojaba realizar.

Al final, teníamos 3 propuestas muy similares que discutimos en grupo y de las cuales surgió una sola, con calendarización y productos.

Propuestas curso

Con esta propuesta fue como armé la guía de aprendizaje del curso.

Para mí fue muy interesante escuchar lo que querían o no querían hacer, su necesidad por tener más actividades individuales y menos de equipo en algunos momentos (al parecer con la intención de tener más espacios de estudio personal), pero al final, privilegiando la construcción en grupo.

El diseño del curso fue muy cercano a lo que yo hubiera diseñado, con momento de investigación individual, discusión grupal, diseño de propuestas por equipos, aplicación y evaluación. Hay detalles que aún no están definidos, como: lecturas concretas, criterios de evaluación, indicadores de calidad, etc.; pero sé que poco a poco los iremos decidiendo juntos.

La intención es que ellos armen su proceso de aprendizaje en estas 16 semanas, que elijan qué hacer y cómo, que juntos valoremos qué funciona y qué no para aprender aquello que queremos aprender. Confieso que hay veces que me cuesta trabajo quedarme callada y no dar indicaciones, no decir por dónde o qué en concreto. Estoy determinada a ser mucho más observadora del proceso y acompañante de mis estudiantes esta vez, respetando el espacio para que ellos propongan, diseñen, se pregunten, se respondan y aprendan.

Por supuesto esto implica que trate de ir dos pasos más adelante del proceso, que prevea, que me prepare para lo que sigue y no olvide los propósitos del curso; pero me encanta la idea de soltar el control de la planeación y confiar en su capacidad de aprender, gestionar y organizarse; y en la mía de motivarlos para que eso suceda.

Al final de la clase una alumna dijo en voz alta, mientras guardaba sus útiles “Nunca había armado yo mi semestre”. Se veía entusiasmada y yo también.

Espero que este proceso, al partir más de ellos que de mí, les despierte a mis estudiantes “el deseo de saber”, como dice Santos Guerra. Entonces sí habremos logrado el propósito del curso.

Ya les iré contando qué sucede.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: