Debajo del árbol

¿Cómo educar en contextos de violencia?

Cuando hablamos de violencia y de escuela, rápido nos viene a la mente el término bulling, un término muy famoso en nuestros días y que tiene muy preocupados tanto a padres como a maestros y directivos de escuelas. Cuando pensamos en bulling pensamos en bromas pesadas, en falta de respeto, en agresión entre los chavos. Pero no es del bulling del que quiero platicar hoy, es de este contexto de violencia en el que vivimos y que se ha acrecentado en los últimos años, esta violencia generada por el narco, por el crimen organizado, esta violencia que invade nuestras calles, nuestras colonias, nuestros negocios, nuestros hogares, que  nos toca de muchas maneras.

Se han preguntado ¿qué tanto la escuela permanece inmune a esta violencia, a esta cultura de la calle?

La investigadora Silvia Lourdes Conde, realizó una investigación donde analiza la manera como la violencia y la cultura en la calle entra en las escuelas. Es una investigación sumamente interesante, pero más allá de interesante, resulta impactante conocer la forma como este contexto de violencia e impunidad va permeando nuestras escuelas, afectando no sólo la práctica de los docentes, sino la integridad de toda la comunidad educativa.

Todos sabemos que las escuelas son presas fáciles para la venta de drogas pero qué sucede cuando la escuela queda atrapada en territorio de bandas criminales, como es el caso de algunas escuelas en nuestro país, entonces los docentes y los estudiantes ya no solo se preocupan de la venta de drogas, sino que además tienen que lidiar con la extorción, la amenaza y los actos bandálicos de grupos juveniles vinculados con redes criminales.

La maestra Conde realizó un estudio a diez escuelas de cinco ciudades de México, con altos índices de criminalidad y violencia. Realizó entrevistas a los distintos actores de la comunidad educativa y descubrió dolorosas realidades con las que tienen que lidiar los docentes, los alumnos y los padres de familia sin contar con el apoyo de las autoridades. Porque la cultura de la calle se va infiltrando en las escuelas, una cultura que menosprecia y se burla de todo lo que la escuela representa, que desafía a la autoridad y las normas, que fomenta el consumo de drogas y todo el estilo de vida que eso conlleva.

Este estudio narra cómo en esos contextos, muchos de los alumnos quieren ser narcotraficantes: “porque el narco tiene poder, el narco da miedo, no tiene miedo”, dicen algunos de los alumnos en las entrevistas; y es que el miedo es un sentimiento latente dentro de las escuelas. Esto me remite a una investigación llevada a cabo por la SEP y que presentó Educación Futura en una infografía, donde señala que 7 de cada 10 jóevenes han sufrido algún tipo de violencia: física, psicológica o verbal; y que el 38% de los alumnos de escuelas públicas  y el 22% de los alumnos de escuelas privadas, consideran su plantel peligroso.

Es preocupante que los chavos no se sientan seguros dentro de sus escuelas, que a las escuelas se haya infiltrado la violencia, el peligro y que también ahí, se viva el miedo.

Conde encontró que ni los maestros ni los directivos de estas escuelas cuentan con algún tipo de intervención psicológica y de protección por parte de las autoridades, “ante este vacío, lo que los docentes hacen es suspender clases ante rumores, amenazas y enfrentamientos en las inmediaciones (…) ante la falta de condiciones de seguridad, los maestros cumplen su horario en la sede de la supervisión escolar”.

Podemos imaginar fácilmente el nivel de estrés y malestar profesional con el que trabajan estos docentes, ya que no sólo exponen su integridad física y su vida, sino que además tienen la responsabilidad de proteger al alumnado.

Y aún así, en este contexto de violencia, entre las amenazas, los enfrentamientos y la falta de seguridad, hay docentes que no claudican y que responden de distintas maneras a esta situación ¿cómo?

  • Haciendo visible el problema, dialogando dentro de la comunidad, reflexionando críticamente con los alumnos y los padres de familia para ir formando un frente común.
  • Realizando actividades para fortalecer el autoconcepto y la autoestima de los alumnos, ayudándolos a diseñar su proyecto de vida,  desde un enfoque crítico formando sujeto capaz de transformarse y transformar su entorno.
  • Diseñar estrategias que de manera sistemática enseñan a los alumnos la importancia de vivir en un mundo regulado en el que se respeta la dignidad y los derechos de todos.
  • Construyendo una relación pedagógica de respeto, confianza, comunicación, solidaridad y ética. Una relación que le diga al alumno que es una persona valiosa, con dignidad y derechos, además de que contribuye a forjar un concepto de autoridad que ejerce un poder legítimo, que protege y que actúa ante las situaciones de riesgo.

Las acciones que han emprendido estos docentes son muchas: concursos de graffitti, espacios en las clases para que los alumnos cuenten sus problemas, talleres de manejo de conflictos, juntas frecuentes con padres de familia… Actividades desde la creatividad y la búsqueda de la esperanza.

Son muchos los cuestionamientos que surgen cuando conocemos una realidad como esta, una realidad que nos interpela a todos, que nos tiene que llevar a preguntarnos cuál es el pedacito de responsabilidad que nos toca; y llama- con fuerza- a la necesidad de educar para la paz, a realizar acciones desde la casa, desde la escuela, desde donde cada quién se encuentra, para contrarrestar la violencia de las calles.

Los invito a leer el artículo completo, lo encuentran en Sinéctica, revista de educación del ITESO, el nombre del artículo es: La violencia y la cultura de la calle entran a la escuela: acciones y reacciones.

Advertisements

Aprender a pensar: la metacognición

Uno de los objetivos que tiene la educación en la actualidad es que el alumno aprenda a aprender. Ya no es importante que los chicos memoricen toneladas de información, lo que es importante se que sepan cómo buscarla, dónde buscarla, qué hacer con ella: es importante que aprendan a pensar. Para ello, la metacognición es una excelente estrategia.

La metacognición es una estrategia del pensamiento que nos ayuda a reflexionar sobre nuestra manera de conocer y a regular nuestras actividades de aprendizaje. Frida Díaz Barriga (2010) lo define como “el saber que desarrollamos sobre nuestros propios procesos y productos del conocimiento” (p.187).

La metacognición es una especie de monitoreo mental, son las preguntas que nos planteamos antes, durante y después de llevar a cabo una actividad. Son las respuestas que nos damos para saber qué vamos a hacer, cómo le vamos a hacer, qué vamos a necesitar, en qué momento del proceso estamos, qué nos falta para lograr la meta y qué resultados tuvimos.

Trabajar la metacognición con los alumnos, les ayuda a tomar conciencia de qué saben, cómo saben hacer las cosas, con qué herramientas cuentan, qué acciones o procesos pueden mejorar. Con ejercicios sencillos dentro del aula, los docentes podemos modelar en los estudiantes reflexiones que sobre su manera de pensar y actuar que les dan más conciencia sobre sí mismos y más herramientas para tomar mejores decisiones, cumplir metas, solucionar problemas.

David Perkins, autor del libro “Un aula para pensar”, señala que este monitoreo mental que es la metacognición, fomenta en los alumnos el pensamiento responsable e independiente, además de fomentar el pensamiento estratégico y la actitud planificadora, al dar elementos sobre cómo seguir adelante en una tarea, qué pasos son necesarios para alcanzar los objetivos. Todos sabemos que a los estudiantes se les dificulta planear, organizar las tareas, preveer. Los ejercicios metacognitivos pueden ir modelando actividades que los ayudarán a adquirir el hábito de la planeación al mismo tiempo que a desarrollar habilidades para tomar mejores decisiones y desarrollar mejores planeaciones.

Porque lo interesante de la metacognición es que “es un aspecto de la inteligencia que se puede aprender” (Perkins, 1997). A la mayoría de los alumnos se les dificulta tomar conciencia sobre las distintas actividades que llevan a cabo para realizar una tarea escolar, para tomar decisiones o para resolver problemas. Mientras no tengan detectado qué hacen y cómo lo hacen, no podrán saber de qué manera mejorar estas acciones. Con ejercicios de metacognición los docentes pueden ir ayudando a los chavos a que tomen conciencia de las distintas acciones que llevan a cabo, a conocer cuáles son las herramientas mentales con las que cuentan y cómo mejorar este tipo de procesos cognitivos.

El semestre pasado, en uno de los cursos de licenciatura que imparto aquí en el ITESO, decidí implementar el uso del blog como una de las estrategias del curso para trabajar la metacognición. Al inicio del curso solicité que cada alumno abriera su propio blog y lo fuera alimentando durante el semestre. Había varias intenciones educativas atrás de esta actividad. Primero, el uso significativo de la tecnología. Como ya he mencionado en otras ocasiones, es importante que los chavos aprendan a usar la tecnología más allá de la comunicación y la información, que sepan cómo darle un uso significativo que abone a su proceso de aprendizaje. Lo que Dolors Reig menciona como pasar de las TIC a las TAC (Tecnologías para el aprendizaje y la comunicación).

Segundo que se asuman como productores de información y no sólo como consumidores de lo que encuentran en la web. Una de las grandes ventajas que tiene la web 2.0, es que nos permite producir contenido y una manera fácil de hacerlo es a través de los blogs.

El tercer objetivo, trabajar la metacognición, que el blog fuera un espacio para que los estudiantes pudieran ir reflexionando sobre sus propios aprendizajes.

Así, durante el semestre, en ciertos momentos claves del curso, la tarea fue que en su blog compartieran cosas como: que es para tí el aprendizaje, qué aprendiste en este bloque, qué cosas te ayudaron a aprender eso, qué cosas dificultaron ese proceso, qué cosas cambiaron o modificaste de los aprendizajes que mencionaste en el bloque anterior. Los estudiantes tenían que leer también los blogs de los compañeros y comentarlos.

Esta es una manera, pero existen muchas actividades que fomentan reflexiones guiadas, la intención es que el alumno vaya aprendiendo a reflexionar sobre su propia manera de pensar, sobre sus aprendizajes y vaya tomando conciencia de las acciones que realiza y las decisiones que toma en el camino.

No es sencillo, a muchos de los alumnos no les gusta este tipo de actividades, porque no están acostumbrados a hacerlas, porque no les encuentran sentido o les aburren. Correspone a los educadores modelarles, motivarlos y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para proporcionales herramientas para su vida, para que aprendan a aprender y aprendan a pensar.

Referencias

Diaz Barriga, F. & Hernández Rojas, H (2010). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación constructivista. México: McGraw Hill.

Tishman, S., Perkins, D. & Jay, P. (1994) Un aula para pensar. Aprender y enseñar en una cultura de pensamiento. Argentina: Aique.

FIL 2013 y hábitos de lectura

Hoy quiero platicarles e invitarlos a la FIL, la Feria Internacional del Libro, que se realiza cada año en la ciudad de Guadalajara y que este año celebra su edición número 27.

La FIL es la segunda Feria del Libro más importante del mundo, y les voy a dar unas cifras para que tengan una idea de por qué es así: Según el periódico Milenio, este año se esperan 700 mil visitantes de los cuales, aproximadamente 90 mil serán foráneos; este año participarán mil 900 editoriales, procedentes de 42 países, se presentarán cerca de 4 mil libros, de más de 600 autores nacionales e internacionales y se llevará a cabo una inversión de 72 millones de pesos, además de que habrá negociaciones editoriales que reportarán una cantidad mayor a los 600 millones de pesos.

Interesante, ¿no?

Pero más allá de las cifras, la FIL es una gran fiesta cultural que se realiza alrededor de los libros, en donde se entregan Premios y Reconocimientos como:

  • Premio FIL de Literatura 2013
  • Reconocimiento al Mérito Editorial
  • Homenaje al Bibliófilo
  • Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz
  • Homenaje al Bibliotecario
  • Homenaje Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez, entre otros.

También hay espectáculos, artes visuales, Salón de poesía, encuentro Internacional de cuentistas, diálogos entre escritores. Presentación de la literatura de distintos países Latinoamericanos (Argentina, Colombia, Chile, Costa Rica, etc.) pero también Norteamericanos, Europeos y Asiáticos. Algo que me encanta de la FIL es que hay eventos, espectáculos y presentaciones para todo público. Hay concursos, conferencias, encuentros entre editores, entre académicos, investigadores, promotores de lectura.

Un público que a mí me encanta ver en la FIL son los niños y adolescentes. Miles de niños de educación básica visitan la feria, acompañados por sus escuelas o por sus padres.  y es que FIL organiza FIL joven, FIL niños dos programas diseñados especialmente para ellos, con talleres desde los 3 hasta los 12 años, encuentro con autores, música, danza, títeres, teatro, clown, pantomima, narradores… dos programas que buscan acercarlos al mundo de los libros con actividades culturales, atractivas, interesantes y muy divertidas para ellos.

Cada año la Fil se celebra alrededor de un país invitado. Este año es Israel, así que dentro de la explanada de la Expo, donde se lleva a cabo la feria, se podrá encontrar un pabellón israelí mostrando material muy interesante, habrá por supuesto también editoriales, libros, exposiciones de diseño, música; además de la presencia del mandatario Shimón Peres, premio Nobel de la paz, en un interesante diálogo con el expresidente Español, Felipe González, moderados por Enrique Krauze.

Otro dato interesante es que este año se abrirá el área del libro electrónico. Mucho se habla ya de la transición de lo impreso a lo electrónico, la verdad es que todavía tiene un gran peso el libro impreso, pero será interesante ver qué ofrecen estas 20 empresas expertas en edición digital.

Todos sabemos de la importancia de la lectura en la formación de las personas. Hay encuestas, como la del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), que señalan que El índice de lectura en México es de 2.9 libros por año. Mientras que en Argentina y Chile se leen entre 5.4 y 4.5 libros por año, respectivamente. Y bueno, España el promedio es de 10.3 libros leídos por año, estando a la cabeza en los países lectores de habla hispana.

Este estudio señala que en México la gente lee para obtener conocimientos generales, mientras que en España y Argentina, se lee principalmente por placer; y en países como Brasil y Chile, se lee por exigencia académica y para obtener conocimientos generales.

¿Por qué la gente no lee? por dos grandes motivos, por falta de tiempo y por desinterés.

Todos sabemos que el fomento a la lectura se debe de hacer tanto en la escuela como en casa, que como padres nos corresponde animar a los pequeños a explorar el mundo de la lectura, no nada más de libros impresos, también de los electrónicos, de revistas, de comics, de blogs, todo aquel recurso que pueda abrirles puertas a otros mundos imaginarios, reales, fantásticos.

Por supuesto, mi invitación del día de hoy es a que vengan a la FIL, que sean parte de esta fiesta cultural. Revisen el programa que se encuentra en la página oficial que presenta a detalle todos los eventos, con horarios, lugares, mapas, de manera que si quieren venir el fin de semana, pueden planear muy bien su visita, revisar si va a estar aquí su autor favorito y a qué hora va a presentar su obra más reciente, estar en la firma de libros, recorrer los stands, visitando las distintas editoriales que únicamente en esta feria podemos ver, comprar los regalos navideños, asistir al teatro, al concierto nocturno, llevar a los pequeños a un par de talleres. Hay mucho qué hacer en la FIL, verdaderamente vale la pena asistir, es una feria de talla internacional, muy bien organizada, que ofrece una gran experiencia para chicos y grandes.

La FIL inicia este 30 de noviembre y estará hasta el 8 de diciembre. Se realiza en las instalaciones de la EXPO Guadalajara, ubicada en Mariano Otero, tiene un costo de 20 pesos para adultos y 15 pesos para niños. Visiten su página.

Tu EPA: ¿dónde y cómo aprendes?

Hoy vamos a hablar del EPA. Todos, desde siempre, hemos tenido un EPA, es decir, un conjunto de relaciones interpersonales y de referencias de las cuales aprendemos. En un inicio este entorno de aprendizaje lo constituían los padres, la familia, los amigos; luego el maestro, después entraron los libros, la radio, la televisión… y para finales del siglo XX y en este siglo XXI el EPA para muchos, está constituido en gran parte por la Web.

Jordi Adell y Linda Castañeda definen el EPA como “el conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza de forma asidua para aprender” (Adell y Castañeda, 2010, pág. 23). Señalan que el término se empleó de manera formal en el 2004 en un congreso dedicado a entornos telemáticos centrados en el alumno, a los que llamaron Personal Learning Environments.

 Los PLE –por sus siglas en inglés- aparecen en una reflexión por entender cómo aprenden las personas con la tecnología, dentro de una red. Pretende colocar en el centro del proceso de aprendizaje al aprendiz y quitar del trono al contenido.  Cuando hablamos de Entornos Personales estamos hablando de que cada individuo tiene sus propias conexiones para aprender, sus propias fuentes, sus propias herramientas.  Las personas, recursos y herramientas que empleamos todos los días y que nos proporcionan información que incorporamos, compartimos y reconstruimos junto con otros, forman parte de nuestro aprendizaje cotidiano.

En la web tenemos toda una serie de recursos y artefactos  que de igual manera nos brindan la posibilidad de adquirir información y construir conocimiento, a través del denominado software social que da la posibilidad de trabajar información en contacto con otros.

Así como nosotros tenemos nuestro EPA, los chavos también tienen el suyo y sería muy interesante conocer cuál es ¿De dónde están aprendiendo niños y jóvenes y qué están aprendiendo fuera de la escuela? De qué manera podemos ir incorporando esas herramientas de la informalidad, que están ya instaladas, que son divertidas y que tienen su interés, en el proceso de aprendizaje?

Hay instituciones educativas que ya están tomando en cuenta los entornos de aprendizaje virtuales y están haciendo a un lado plataformas tradicionales como el Moodle y el Blackboard, que se encuentran más centradas en los contenidos y tienen estructuras poco flexibles; para dar lugar a plataformas virtuales un poco más abiertas que permiten la incorporación de diversas herramientas en donde los estudiantes pueden generar contenido, compartir, dialogar, experimentar y crear.

Son espacios en donde los chavos pueden tener su propio blog, construir con todo su grupo un glosario en una wiki, tener grupos de discusión en Facebook, compartir los resultados de una investigación en Twitter, publicar sus presentaciones en prezi y revisar videos en el canal de youtube. Son sistemas flexibles que ayudan al estudiante a enriquecer sus redes de aprendizaje virtuales y presenciales dentro de una lógica que va más allá de la vida universitaria, de una lógica de vida.  

Entonces, hablar de EPA es hablar de que no existe una manera de aprender, sino muchas, de que no existe un solo lugar para aprender, sino que aprendemos en muchos lugares y algunos de ellos son virtuales; es hablar de que no aprendemos sólo con el maestro, sino que existen muchas otras personas a nuestro alrededor que nos ayudan a crecer.  

Hablar de EPA también es reconocer la capacidad que tenemos y que tienen los chavos para gestionar su propio aprendizaje, para decidir qué quieren aprender, dónde y con quién.

La invitación es a que conozcan sus entornos de aprendizaje, que sean conscientes de ellos y se animen a enriquecerlos ¿cómo? habitando la web, utilizando las distintas herramientas que ofrece, para después mirarlas desde nuestro rol de docente o de papá y reflexionarlas con una mirada educativa.

El EPA es un concepto tecno-pedagógico que nos ayuda a tomar conciencia sobre los elementos que tenemos a nuestra disposición en el proceso de aprendizaje, a comprender cómo aprendemos con otros y en red, usando la tecnología de manera significativa.

 

Trascender la información y la comunicacion hacia el empoderamiento

Como todos sabemos, hay una diferencia entre información y conocimiento. Es un hecho que saber y conocer no es lo mismo, como no es lo mismo información a conocimiento. Cuando hablamos de información hablamos principalmente de datos, mientras que cuando hablamos de conocimiento, nos referimos a una construcción personal a partir de datos, pero también de la experiencia, y que implica establecer relaciones, hacer síntesis, análisis, en fin, pone en juego toda una serie de habilidades cognitivas. Conocer es un proceso complejo que trasciende la información.

Aquellos que auguran que la escuela o la universidad, específicamente, serán sustituidas por las TIC, ya que en la actualidad cualquiera puede tener acceso de manera gratuita a millones de datos y bases de información; olvidan que información no significa conocimiento, tener los datos no implica que sepamos hacer uso de ellos. El papel de la escuela ya no es transmitir información sino formar en valores y enseñar a usar de manera significativa, la información.  

Las Tecnnologías de la información y la comunicación, conocidas como TIC son artefactos o herramientas que nos ayudan principalmente a acceder a la información y a comunicarnos. En la actalidad sabemos sobre muchas cosas, podemos preguntarnos sobre lo que queramos y tendremos información disponible, pero qué hacemos con esa información.

Especialistas en TIC com Dolors Reig, psicóloga social, académica de la UOC, proponen ir más allá de la información, caminar hacia el conocimiento a través del uso educativo de la tecnología. ¿Cómo? Trascendiendo el uso básico que se le da a las TIC, que es comunicarnos e informarnos empleándolas también para aprender, conocer, y no sólo eso, para llegar a tener una participación activa en la sociedad.

Reig toma el concepto de Jordi Vivancos y habla de las tecnologías para el aprendizaje y la comunicación: las TAC, habla de transitar de las TIC a las TAC.

Cuando hablamos de TIC hablamos de interacción, relación, comunicación; pensamos en comunidades, en redes sociales. Pero cuando hablamos de TAC, hablamos de situaciones de aprendizaje, de reflexión sobre la información, de construcciones personales; hablar de TAC es pensar en espacios donde aprendemos a través de distintas herramientas tecnológicas. Lo que los especialistas llaman EPA (Entorno Personal de Aprendizaje) y de lo que hablaremos el siguiente jueves. 

 Reig dice que las TAC significan la evolución del ámbito tecnológico, pero no para ahí, dice que hay que ir todavía más allá de la reflexión y del aprendizaje, hay que ir a la participación y entonces nos habla de las TEP, la Tecnología para el Empoderamiento y la Participación. Estamos hablamos no sólo de reflexión de infomación sino también de construcción y participación. Hablamos de una interacción que lleva al cambio social reflexivo y dialogado.

Hablar de TEP es hablar de cambio social, de participación y empoderamiento. Con la web 2.0 nos apropiamos de la vida pública y tenemos la oportunidad de trasladar la voluntad popular a las instancias del poder. Podemos exponer, dialogar, organizarnos, proponer. Ejemplos tenemos varios: el papel clave que tuvieron las TIC en la difusión de la información y en la organización de protestas sociales que terminaron derrocando los regímenes de Mubarak y Ben Alí (Manrique y Mikail, 2011)

 ¿Cómo convocar a las personas para que hagan uso de esas tecnologías para la participación? Como educadores necesitamos mirar a las tecnlogías con todo el potencial que poseen para que los jóvenes trasciendan la información, aprendan, construyan conocimiento y tengan un papel más activo en la sociedad. Hay que educar en la participación.

 

Esta propuesta me hace pensar en la propuesta de Paulo Freire cuando hablaba de conciencia ingenua y conciencia crítica. Freire hablaba de trascender la conciencia  y desarrollar el pensamiento crítico a través del diálogo y la pregunta. Enseñemos a los chavos a dialogar, a hacerse las preguntas correctas, a encontrar respuestas y reconstruirlas, a armar propuestas y compartirlas. Invitémoslos a actuar.

Tener la información no es suficiente, tenemos que saber hacer uso de ella y un uso significativo. Eso implica necesariamente formar en valores. La escuela ya no es poseedora del conocimiento, pero sigue siendo responsable de la formación de nuestros ciudadanos.

Los invito a ver el video de Dolors Reig que se encuentra dentro de IBERTIC y a reflexionar juntos cómo lograr pasar de las TIC a las TAC a las TEP es dar un uso significativo a la tecnología, buscando el bienestar social.

 

Revistas académicas de educación

Hoy quiero aprovechar para felicitar a la revista Perfiles Educativos, la revista de Educación del IISUE, de la UNAM, porque acaba de cumplir 35 años de vida. 35 años de publicación ininterruida, para una revista académica, de educación, significa un gran trabajo por parte del equipo editorial, aunado a un fuerte compromiso de su institución.

 Sostener una revista académica no es sencillo y cada vez lo es menos en un mundo donde todos los años hay que luchar por el financiamiento de las publicaciones periódicas, que tienen el énfasis puesto en la distribución del conocimiento, no en su venta.

 La intención de las revistas académicas es difundir el conocimiento producido dentro de las instituciones dedicadas a la enseñanza y la investigación. Por ello, su trabajo editorial se enfoca en la selección y publicación de artículos científicos que cumplan con ciertos criterios de calidad que le den validez a su contenido.

 En México podemos encontrar cientos de revistas dedicadas al tema educativo, pero son sólo 6 las revistas a nivel Nacional, que cumplen con los criterios de calidad del CONACYT y que forman parte de su índice: La revista Perfiles Educativos de la UNAM, la Revista Mexicana de Investigación Educativa, del COMIE, la Revista Latinoamericana de Matemáticas, la Revista Electrónica de Investigación Educativa, de la UABC, la Revista de la Educación Superior, de la ANUIES y Sinéctica, revista electrónica de Educación, del ITESO, que yo dirijo. 

 Con el impulso que la difusión del conocimiento ha encontrado en las TIC, aunado al movimiento de Acceso Abierto u Open Access, las publicaciones periódicas se encuentran hoy en día con el gran reto de evolucionar o morir. ¿Por qué? Porque la publicación en papel se está volviendo cada vez más obsoleta ante los altos costos de impresión y distribución que desaparecen con la publicación en HTML y la llamada minería de datos.

 Publicar en digital no significa colgar archivos en formato PDF en un sitio electrónico, implica usar un lenguaje digital, en un formato hipertextual, responsivo, que de preferencia sea de Acceso Abierto. Este cambio de impreso a digital requiere del editor nuevas competencias comunicativas y de trabajo en red que en un mundo digital, hipercontectado, son básicas. El editor académico necesita ir abriendo y comunicando su mensaje por diversos canales, más allá de la propia publicación periódica.

 Ya no es suficiente publicar la revista, ahora se requiere difundirla también en Twitter, Facebook, ligarla a blogs, portales temáticos, otras publicaciones, índices digitales, etc. Es decir, es necesario que el editor académico posicione su publicación, que esté presente de manera activa, en distintas redes sociales, formando parte de la comunidad a la que su revista va dirigida.

 Este cambio de impreso a digital también requiere tomar en cuenta que un lector en transición.  Es cierto que cada vez son más los lectores que consumen publicaciones digitales y que la edición de las mismas va en crecimiento. Sin embargo, el porcentaje nacional y mundial aún es pequeño y estar presente solamente en el mundo digital significa que un gran porcentaje de tu público se está quedando fuera.

 Al final, lo que buscan las revistas es ser leídas, por ello los invito a conocer estas 6 revistas de educación, a leerlas y a compartirlas. Sabiendo que cada una de ellas trae detrás un enorme trabajo de edición y un fuerte compromiso con la educación.

Y una vez más: ¡Felicidades a Perfiles Educativos por sus 35 años!

Image

Un México ¿con educación de calidad?

El pasado lunes 2 de septiembre, el presidente Enrique Peña Nieto dio su primer informe de gobierno. Informe que dividió en 5 apartados, cada uno correspondientes a 5 grandes metas nacionales, una de ellas: la educación. Construir un México con educación de calidad.

Como estrategia: la Reforma Educativa con sus tres leyes secundarias: Ley General de Educación, la Ley para el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la Ley general del Servicio Profesional Docente, recientemente aprobada y que ha causado gran tensión entre los maestros del país.

Como todos hemos escuchado, hay propuestas en favor y en contra de esta ley del servicio profesional docente. Una de las grandes críticas que se hacen, es que es una ley que está diseñada para castigar, no para apoyar la profesionalización de los maestros. Y este es un punto que me parece importante resaltar: cuando hablamos de la reforma educativa no estamos hablando precisamente de una reforma a la educación del país, estamos hablando de una reforma política, que responde a intereses de distintos grupos sociales, pero que no está del todo diseñada para elevar la calidad educativa del país, como menciona.

¿Por qué? Porque hay muchos elementos que conforman el sistema educativo de nuestro país y que no son tomados en cuenta en esta Reforma y que son necesarios considerar para mejorar la educación.

El docente es un elemento clave dentro del sistema educativo, quien está a cargo de la formación de los estudiantes. ¿Qué lugar tiene en esta Reforma?

Yo considero que el desempeño de los maestros debe ser retroalimentado en pos de una mejora constante a su labor educativa, como un factor más de su desarrollo profesional y no como una medida para sancionarlo o despedirlo.

Interpreto que detrás de la formulación de la ley del servicio profesional docente se encuentra el propósito de terminar con dinámicas sindicales de corrupción y desvío de fondos; además de una enorme desconfianza a la formación docente inicial.

Sin embargo, hablar de mejorar el servicio profesional docente y centrar el tema en evaluar al maestro para decidir su permanencia o renuncia a la plaza docente, no conducirá a la mejora educativa. Profesionalizar al maestro es ir más allá de ofrecerle una formación inicial y estarlo evaluando periódicamente.

Francesc Imbernón, académico de la universidad de Barcelona y Pedro Canto, investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán, ambos especialistas en el tema de formación docente, hablan en Sinéctica del desarrollo profesional del profesorado como el producto de diversos factores, entre ellos: el salario, la demanda del mercado laboral, el clima organizacional en los centros donde el profesor trabaja, la promoción en la profesión, las estructuras jerárquicas, la profesión, entre otros. Es decir, el desarrollo profesional del maestro no está en pasar un examen, sino en la formación que lleva a cabo el docente, de manera permanente, a lo largo de su vida profesional (Imbernón & Canto, 2013).

Es interesante escuchar cómo el presidente al hablar en su informe sobre calidad en la educación, mencionó que los niños estarán más tiempo en la escuela, tendrán materiales de calidad, acceso a computadoras e Internet, mejor alimentación y planteles con instalaciones adecuadas. Pero no señaló cómo lo lograremos y sobre todo cómo tener mejores maestros ni mejores programas educativos.

Hablar de un México con educación de calidad es necesariamente hablar de mejorar el sistema educativo en su conjunto. Es un sistema, complejo, diverso, conformado por millones de alumnos y miles de docentes. No podemos simplificar el tema de la calidad educativa a aumentar horas de escuela, repartir computadoras y gestionar las plazas docentes. Necesitamos revalorar la labor de los maestros, reconocer la importante función que llevan a cabo día a día formando a nuestros hijos.

Como dice mi amigo Martín López Calva: necesitamos una tercera vía, una vía del diálogo. Ojalá que nuestro gobierno sea lo suficientemente sabio para sentarse a dialogar con los maestros, escucharlos y llegar a acuerdos que verdaderamente nos ayuden a construir un México con educación de calidad.