Debajo del árbol

Home » Posts tagged 'Educación'

Tag Archives: Educación

Urge cambiar la educación

Si revisamos la historia de la Educación, podemos recorrer siglos y siglos de una humanidad enfocada en que los más jóvenes aprendan lo necesario para vivir en sociedad, de maneras poco eficientes, poco atractivas y que se repiten y repiten y repiten.

No importa en qué siglo nos centremos o en qué lugar del mundo nos ubiquemos, vamos a encontrar chicos mirando al maestro, en silencio, haciendo anotaciones. Un aula del siglo XVIII es muy parecida a un aula del siglo XX, a un aula del siglo XXI, nada más que en algunos casos en lugar de tener un pizarrón con gis, tienen un pizarrón “inteligente”, al que todos los alumnos miran sentados hacia el frente, sentados uno atrás de otro, levantando la mano para hablar o pedir permiso de ir al baño.

Las ciencias evolucionan, surgen nuevas teorías para explicar la psique humana, cómo funciona el cerebro, cómo aprendemos… y en el salón de clases los chicos siguen bostezando, se siguen distrayendo, siguen sin encontrar el sentido de lo que les enseñamos, siguen haciendo lo mismo que siglos atrás.

¿Por qué la evolución y la innovación parecen no entrar a las aulas?

 

No digo que no haya propuestas innovadoras, han sido extraordinarias las aportaciones de muchos educadores como Montessori, Pierre Faure, Paulo Freire… pero ¿qué de ellos encontramos en las escuelas públicas?, ¿qué de eso vemos en la Educación Superior?

La semana pasada escuchaba una entrevista a Judith Brown sobre su proyecto Minerva para la educación universitaria. El proyecto Minerva busca desarrollar el pensamiento crítico entre los estudiantes, a través de la resolución de problemas reales, realizando proyectos que se comparten entre pares a través del diálogo constructivo.

Escuchando la entrevista a la Dra. Brown, pensaba en la conversación de las últimas semanas con mis alumnos de Universidad, pensaba en lo desesperados que están mis estudiantes al vivir una educación universitaria que ellos dicen, no responde a sus intereses, no responde a la actualidad, que –según sus palabras- demanda demasiadas tareas sin sentido, se dan contenidos que no se implementan y están desconectados del mundo actual. Una educación basada en el discurso del docente, quien parece que trae “su rollo” y no le interesa el del alumno. “Son dos mundos diferentes que no se tocan”, me dijo una estudiante.

¿Cómo dibujar esa intersección?, ¿cómo construir puentes entre su mundo y nuestro mundo acordando metas comunes, buscando juntos aprender?

¿De qué manera evolucionar la educación y hacer que responda a los intereses y las necesidades de estas generaciones?, ¿cómo transformar el aula del siglo XVIII a la del siglo XXI sin que esto signifique solamente incluir la tecnología?, ¿nos toca sólo a los docentes hacer los cambios?, ¿les toca entrar también a los alumnos?

¿Cómo cambiar la educación?

Advertisements

Todo inicio de curso

Disfruto todos los inicios: el inicio de año con nuevos proyectos, el inicio de un buen libro, el inicio de una serie televisiva, una nueva amistad o un nuevo proyecto. Pero el inicio de semestre escolar siempre contiene un disfrute especial.

Encontrarme con un nuevo grupo de estudiantes, ver nuevas caras, nuevas sonrisas de nerviosismo e inquietud; reconocer a aquellos que ya han pasado por otros cursos, notar sus cambios, su crecimiento, los nuevos retos… es siempre un placer.

Generalmente al inicio de semestre hago una breve actividad que busca saber un poco de mis estudiantes. Una especie de “fotografía” de cómo están en ese momento. Algunas veces pego en el pizarrón letreros como:

“¿Cómo estoy?”, “Mis sueños”, “Mi fortaleza”, “Mi debilidad”, Mis retos”, y pido que en hojas pongan palabras con las que respondan a eso. Quedan collages como los siguientes:

Collage1

Este semestre se me ocurrió que se imaginaran que habían estado ausentes de su Facebook un par de meses y que hoy volvían a conectarse. “¿Qué escribirían en su estado para dar una idea a sus amigos de cómo están?, ¿qué fotografía añadirían?” Quedó el siguiente collage grupal:

Collage2

Después de la reflexión personal y de ver lo que los otros compartieron, entre todos leemos las respuestas y buscamos lo que nos llama la atención, las coincidencias, las diferencias y los desafíos que eso nos presenta como grupo. Los descubrimientos son interesantes y muchas veces sorprendentes. Para mí es una especie de mapa que me guía en la planeación de las siguientes sesiones, ya que esas palabras pegadas en el pizarrón me hablan de cómo se sienten, dónde están sus intereses, qué les preocupa, qué les motiva… elementos que puedo retomar en las sesiones buscando que el aprendizaje sea significativo.

La actividad se vuelve también un pequeño ejercicio de introspección, de hacer un alto en el camino y mirarse como individuos y como colectivo. Es una manera de conectarnos unos con otros, con aquello que compartimos en lo profundo, de vernos como personas y no sólo como compañeros de curso.

Todo inicio de curso es interesante, es como abrir una nueva ventana. Así son mis inicios de curso en la universidad. ¿Cómo son los tuyos?

 

Los niños y el Internet ¿qué tanto es tantito?

Uno de los temas que nos tienen inquietos tanto a padres de familia como a docentes en general, es la alta exposición que tienen niños y adolescentes a la tecnología. Es sumamente común en nuestros días encontrar niños de cualquier edad jugando con algún dispositivo móvil (ya sea smarthphone, tableta, ipod, etc.) propio o prestado, con supervisión de un adulto o sin ella, debido a que estos aparatos ofrecen todo tipo de aplicaciones de recreación, fáciles de usar, sumamente atractivas tanto para jóvenes como para adultos.

Los niños han pasado de ver la televisión como una de las actividades recreativas más atractivas, a los juegos electrónicos a través de consolas conectadas al televisor (entiéndase Xbox, nintendo, etc.), ahora al internet que ofrece múltiples actividades atractivas en línea: redes sociales, minecraft, videos, y un sin fin de aplicaciones que usan para su entretenimiento.

Niños y adolescentes pasan cada vez más tiempo frente a las pantallas. En una investigación llevada a cabo por la Fundación Telefónica, la Universidad de Navarra y Educared, se enfocaron a estudiar el uso que hacen los niños y adolescentes de la tecnología. En estudio, realizado a veintidós mil niños y adolescentes de 7 países latinoamericanos, entre los que se encuentran México (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Venezuela), se revela que el 42% de los niños iberoamericanos encuestados de 11 años prefieren Internet a la televisión, y entre los adolescente de 14 y 15 años, el porcentaje sube hasta el 60% (para más información, aquí).

Los niños y adolescentes iberoamericanos necesitan estar conectados, para ellos, no tener acceso a Internet es estar prácticamente muertos, socialmente hablando.

Tenemos niños y jóvenes hipercontectados, que suelen manejar una o varias pantallas al mismo tiempo, que acceden al internet para solucionar muchas de sus tareas cotidianas: búsqueda de información, resolver tareas escolares, escuchar música, ver sus caricaturas favoritas, jugar o contactar amigos… Chicos que brincan de una pantalla a otra, de un tema a otro con enorme facilidad y que se encuentran sumamente atraídos por la imagen, el hipertexto y las redes sociales.

Son chicos altamente consumidores de contenido dentro de la web: principalmente música, juegos y deportes, pero que también son productores de contenido. La investigación antes mencionada, señala que el 40% de niños y jóvenes han generado alguna vez contenido en la Web, esto significa que tienen su blog, o han subido fotos o han diseñado su propia página. No nada más consumen, a su corta edad también producen.

Este es el entorno en el que se desenvuelven.

Estas nuevas formas de acceso y manejo de la información provoca nuevas formas de construcción de conocimiento, nuevas maneras de descubrir el mundo, de encontrarnos con los otros… de aprender.

¿Cómo aprovechar este entorno a favor del aprendizaje?

Hay que ayudar a nuestros hijos, a nuestros alumnos a hacer un uso significativo de la tecnología. Proveyéndoles de un marco educativo a las actividades que llevan a cabo con las TIC:

  • Hablar con ellos de las cuestiones de seguridad en el uso de las tecnologías. Mantener una buena comunicación con nuestros hijos y nuestros alumnos, saber qué están haciendo, qué páginas están visitando, cómo lo están haciendo. Platicar con ellos sobre las repercusiones que tiene la información que subimos a la Web, el entrar en contacto con extraños, la información, fotos, videos que subimos de nuestros amigos. proporcionarles un marco convivencia y respeto hacia ellos y hacia los demás.
  • Cuidar el “tiempo de pantalla”, es decir, llevar un control sobre las horas que pasan frente a cualquier pantalla, ya sea la televisión, la Tablet, el teléfono celular o la computadora.  O los chicos pierden la oportunidad de llevar a cabo otras actividades importantes para su crecimiento y socialización.
  • Buscar espacios informales, pláticas, de reflexión sobre lo que pasa en la Web ¿con qué tipo de información se encuentran? Para qué la usan, qué aprenden con ella, les es útil. Modelarles formas críticas de interactuar con la tecnología, que aprendan que no tienen que consumir todo lo que la Web les ofrece, porque no todo es para ellos ni todo les aporta a su formación. Que sepan que cuando juegan también aprenden.

En este tema de los niños y el internet mi sugerencia es: acompañémoslos, aprendamos con ellos, habitando la red juntos.

Una educación para México. Los resultados del IDEI

En el marco de la espectacular Biblioteca Pública de Jalisco: Juan José Arreola, la organización Mexicanos Primero presentó el día de hoy, el reporte del Índice de Desempeño Educativo Incluyente (IDEI) de Jalisco 2013.
El IDEI es “un ranking del desempeño educativo que compara el esfuerzo que hace cada estado de la República Mexicana para incluir a todas sus niñas, niños y jóvenes en las oportunidades de aprendizaje. El IDEI busca ser una herramienta para una mejor planeación de las autoridades y un instrumento de demanda ciudadana para los mexicanos.”
Está formado por 6 indicadores:

  1. Aprendizaje
  2. Eficacia
  3. Permanencia
  4. Profesionalización docente
  5. Supervisión
  6. Participación

Tres de estos indicadores tienen que ver con el trabajo de los adultos: actualización de los maestros, visitas de los supervisores a los centros educativos y la participación de los padres de familia en las actividades de las escuelas.
Los otros 3 indicadores tienen que ver con el trabajo de los estudiantes: cuántos terminan la educación Primaria y cuántos la Educación Secundaria, cuántos abandonan y cuántos aprenden.
El reporte es sumamente desolador, las cifras hablan de un sistema escolar que no está dando resultados y además, no parece ir mejorando.
Algunos de los datos escalofriantes de este reporte son:

  • En la prueba PISA del 2012, Jalisco tiene el lugar 48 y México el 54. En los primeros lugares se encuentran países y regiones orientales, seguidos por países europeos como Suiza, Finlandia y Países Bajos. El primer país Latinoamericano es Chile en el lugar 53, seguido por México.
  • En Jalisco, de los estudiantes de 15, 42.5% están en nivel 1 y 2 y 32.3% en el nivel 3. Esto significa que según PISA, 74.8% de la generación está reprobada o apenas pasa el nivel de matemáticas.
  • En Jalisco, de la generación de jóvenes de 15 años, la tercera parte abandona la escuela durante los estudios de Secundaria.
  • De los jóvenes que terminan la Secundaria, sólo una tercera parte continúa de estudios de Preparatoria.
  • El promedio de escolaridad del país es 2o de Secundaria.
  • Hay municipios en Jalisco, como Santa María del Oro, en donde la mayoría de la población sólo llega a 4o ó 5o de primaria; mientras países como: Escandinavia, Estados Unidos y Canadá tienen 5 años más de escolaridad por habitante.
  • Un jalisciense promedio no llega a cursar la Preparatoria.
  • En horas efectivas, un niño mexicano va a la escuela la mitad de las horas que un niño coreano.

El reporte es amplio, pueden descargarlo aquí y revisar no sólo el correspondiente a Jalisco sino también la información sobre los otros Estados estudiados.

Hay quienes critican los estudios producidos por esta organización de Mexicanos Primero, argumentando que están sesgados, que no muestran el panorama amplio de la educación del país. Yo lo que creo es que es información de una fuente y hay que analizarla, estudiarla, compartirla, dialogarla; y lo mejor sería, que nos pronunciáramos en favor o en contra ¡pero que nos pronunciáramos! Proponiendo otros estudios o más estudios, o mejores prácticas, mejores escuelas, mejores maestros… Una mejor Educación para nuestros niños y jóvenes porque se lo merecen.

Al escuchar estos datos y visualizar el panorama, no puedo dejar de preguntarme: ¿Qué tipo de sistema educativo tenemos en el país que produce 3/4 partes de reprobados? ¿Qué tanto podemos esperar como Nación, como sociedad, con estos niveles educativos?

La sociedad en su conjunto es responsable de que los jóvenes abandonen la escuela, pero ¿y los maestros?, ¿qué estamos haciendo en las escuelas que no hemos logrado que la estancia en ellas sea una experiencia significativa para los estudiantes, de manera que les valiera la pena el esfuerzo y su permanencia generara beneficios?

Desigualdad, simulación, injusticia… Hay mucho trabajo qué hacer en el Sistema Educativo Mexicano.

¿Cuánto empezamos?

Imagen

¿Una o múltiples inteligencias?

Tenemos una o varias inteligencias ¿tu qué piensas?

Por mucho tiempo se consideró que el ser humano tenía una sóla inteligencia, una inteligencia general y se diseñaron test para evaluarla y poder predecir el grado de éxito o fracaso que podría llegar a tener la gente, tanto dentro de la escuela como en su desempeño en la vida laboral.

A finales del siglo XIX y principios del s. XX, Alfred Binet junto con Theodore Simon diseñan un test para medir la inteligencia, con el propósito de identificar a los alumnos que requerían de una educación especial. Así nace la escala Binet-Simon que pone las semillas para la psicometría, y a los cientos de test que surgieron después con la intención de medir, clasificar y esquematizar.

¿Por qué consideramos a una persona inteligente? ¿Por qué tiene un puntaje alto de Coeficiente Intelectual? ¿Por qué saca muchos 9 y 10 en la escuela? O porque parece diccionario y puede responder a casi cualquier pregunta temática que le hagas?

Una de las fuertes críticas que se le han hecho a los test de inteligencia que arrojan el famoso Coeficiente Intelectual, es que son test enfocados en la ejecución de tareas basadas en la comprensión, la capacidad aritmética y el dominio del vocabulario, es decir, que miden “únicamente capacidades lógicas o lógico-lingüísticas” restringiendo la noción de inteligencia a las capacidades sólo en la resolución de este tipo de problemas.  

En este sentido, resulta inteligente quien sabe resolver correctamente un problema matemático o quien comprende una metáfora, pero qué pasa con el niño que es buenísimo jugando al ajedrez o la chica que toca maravillosamente el piano, o el jugador de soquer que sabe exactamente cuándo dar el pase y en qué ángulo darle a la pelota ¿ellos no son inteligentes?

Howard Gardner –neuropsicólogo de la Universidad de Harvard- no está de acuerdo con la idea de que sólo tenemos una inteligencia general y después de realizar numerosas investigaciones en el campo del desarrollo cognitivo, arroja una definición de inteligencia como la “capacidad bio–psicológica de procesar información para solucionar problemas o crear productos que son valorados al menos en una comunidad y en una cultura”(Sinéctica, 2008).

Gardner considera que no tenemos una inteligencia, sino varias, ya que el ser humano cuenta con “un conjunto de habilidades, talentos o capacidades mentales” que el denomina “inteligencias” y que en conjunto conforman nuestra competencia cognitiva

Después de llevar a cabo varias investigaciones, este Dr. de Harvard enlista 8 inteligencias que todos los seres humanos tenemos en mayor o menor medida, y que trataré de explicar a continuación:

  • Lingüística: Es la capacidad de usar el lenguaje para expresarse, ya sea a través de la escritura o oralmente, así como aprender idiomas con facilidad. Es la inteligencia de los escritores, oradores o periodistas.
  • Lógica-Matemática: Es la capacidad de analizar problemas de forma lógica, realizar operaciones matemáticas e investigar temas de forma científica. 
  • Musical: Capacidad de intepretar, componer y apreciar piezas musicales y reconocer los ritmos y tonos. Según Gardner, esta inteligencia funciona de forma paralela con la inteligencia lingüística.
  • Espacial: Capacidad de formar imágenes mentales, presentar ideas visualmente, visualizar con precisión, dibujar y confeccionar bocetos.
  • Corporal-Cinética: Capacidad de solucionar problemas o crear productos utilizando todo el cuerpo, de realizar actividades que requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación óculo-manual y equilibrio.
  • Interpersonal: Capacidad de interactuar con otras personas, de entender las intenciones, motivaciones y deseos de otras personas. Permite trabajar y relacionarse de forma efectiva con los demás.
  • Intrapersonal: Capacidad de entenderse a uno mismo, y apreciar las motivaciones, los sentimientos y los miedos que se sienten. Implica crear un modelo de nosotros mismos que funcione para trabajar de forma efectiva y poder regular nuestras vidas. 
  • Naturalista: Capacidad de hacer distinciones consecuenciales en la naturaleza, de observar, identificar y clasificar a los miembros de un grupo o especie, e incluso para descubrir nuevas especies.

¿Cuál de estas inteligencias crees tener más desarrollada?

Todos contamos con estas inteligencias aunque tenemos unas más desarrolladas que otras y esas son las que nos auxilian generalmente en la resolución de problemas en la vida cotidiana o en la producción de aquello que necesitamos para vivir.

¿Qué implicaciones tiene esta teoría para los educadores?

Primero que nada, tenemos que considerar que todas estas inteligencias pueden ser desarrolladas a través de la educación. De esta manera, si como maestros o como padres de familia nos damos cuenta de que nuestros hijos o alumnos tienen más desarrollada una inteligencia que otra, podemos apoyarnos de esta como un canal para el aprendizaje. Además, podemos apoyarlos en el desarrollo de las inteligencias menos desarrolladas con la intención de que los chicos cuenten con la mayor cantidad de herramientas para desempeñarse en su vida. 

Ahora, con los enormes cambios que está teniendo el mundo con el uso de las TIC, habrá que preguntarnos si las características de esta sociedad hipercomunicada y globalizada va a requerir del desarrollo de nuevas inteligencias. Ya hay quien está hablando de la inteligencia digital, tendremos que estar atentos y ver de qué manera la tecnología nos puede ayudar a desarrollar estas inteligencias o si requeriremos desarrollar una nueva capacidad de funcionar de mejor manera en este mundo tecnologizado.

Explorando en la web encontré un muy interesante mapa que sugiere herramientas TIC que ayudan a desarrollar cada una de las inteligencias que propone Gardner, con mucho gusto te lo comparto:

Imagen

Fuente: TotemGuard.

La invitación es a quitar peso a actividades que sólo abarquen las inteligencias lingüística y lógico-matemática y diseñar actividades más integrales, que consideren las distintas capacidades de nuestros alumnos. 

 

 

Otros sitios que tratan del tema:

TotemGuard

Sinéctica #28

Revistas académicas de educación

Hoy quiero aprovechar para felicitar a la revista Perfiles Educativos, la revista de Educación del IISUE, de la UNAM, porque acaba de cumplir 35 años de vida. 35 años de publicación ininterruida, para una revista académica, de educación, significa un gran trabajo por parte del equipo editorial, aunado a un fuerte compromiso de su institución.

 Sostener una revista académica no es sencillo y cada vez lo es menos en un mundo donde todos los años hay que luchar por el financiamiento de las publicaciones periódicas, que tienen el énfasis puesto en la distribución del conocimiento, no en su venta.

 La intención de las revistas académicas es difundir el conocimiento producido dentro de las instituciones dedicadas a la enseñanza y la investigación. Por ello, su trabajo editorial se enfoca en la selección y publicación de artículos científicos que cumplan con ciertos criterios de calidad que le den validez a su contenido.

 En México podemos encontrar cientos de revistas dedicadas al tema educativo, pero son sólo 6 las revistas a nivel Nacional, que cumplen con los criterios de calidad del CONACYT y que forman parte de su índice: La revista Perfiles Educativos de la UNAM, la Revista Mexicana de Investigación Educativa, del COMIE, la Revista Latinoamericana de Matemáticas, la Revista Electrónica de Investigación Educativa, de la UABC, la Revista de la Educación Superior, de la ANUIES y Sinéctica, revista electrónica de Educación, del ITESO, que yo dirijo. 

 Con el impulso que la difusión del conocimiento ha encontrado en las TIC, aunado al movimiento de Acceso Abierto u Open Access, las publicaciones periódicas se encuentran hoy en día con el gran reto de evolucionar o morir. ¿Por qué? Porque la publicación en papel se está volviendo cada vez más obsoleta ante los altos costos de impresión y distribución que desaparecen con la publicación en HTML y la llamada minería de datos.

 Publicar en digital no significa colgar archivos en formato PDF en un sitio electrónico, implica usar un lenguaje digital, en un formato hipertextual, responsivo, que de preferencia sea de Acceso Abierto. Este cambio de impreso a digital requiere del editor nuevas competencias comunicativas y de trabajo en red que en un mundo digital, hipercontectado, son básicas. El editor académico necesita ir abriendo y comunicando su mensaje por diversos canales, más allá de la propia publicación periódica.

 Ya no es suficiente publicar la revista, ahora se requiere difundirla también en Twitter, Facebook, ligarla a blogs, portales temáticos, otras publicaciones, índices digitales, etc. Es decir, es necesario que el editor académico posicione su publicación, que esté presente de manera activa, en distintas redes sociales, formando parte de la comunidad a la que su revista va dirigida.

 Este cambio de impreso a digital también requiere tomar en cuenta que un lector en transición.  Es cierto que cada vez son más los lectores que consumen publicaciones digitales y que la edición de las mismas va en crecimiento. Sin embargo, el porcentaje nacional y mundial aún es pequeño y estar presente solamente en el mundo digital significa que un gran porcentaje de tu público se está quedando fuera.

 Al final, lo que buscan las revistas es ser leídas, por ello los invito a conocer estas 6 revistas de educación, a leerlas y a compartirlas. Sabiendo que cada una de ellas trae detrás un enorme trabajo de edición y un fuerte compromiso con la educación.

Y una vez más: ¡Felicidades a Perfiles Educativos por sus 35 años!

Image

La educación está enferma

Esta semana, en México, tenían que volver a clase 26 millones de niños, acompañados por 1.2 millones de maestros del sistema público y privado en el país. Sin embargo, más de 2 millones de niños no han iniciado clases todavía. Maestros de distintos estados de la República decidieron hacer un paro laboral ya que se encuentran inconformes con la aprobación de las leyes secundarias que reglamentan la Reforma Educativa; y que tienen que ver con la evaluación docente y las cuotas escolares.

Existe mucho temor por parte de líderes sindicales y maestros, de que su trabajo sea evaluado y su salario y futuro laboral dependa de esa evaluación. Es un tema totalmente comprensible pero, yo me pregunto ¿qué empleado de una empresa o de una institución no se somete a evaluaciones periódicas para mejorar su desempeño?

La revisión es necesaria para analizar el cumplimiento de metas y verificar que las acciones, las condiciones de trabajo, y las capacidades del trabajador, lleven al cumplimiento de los objetivos institucionales. Y a la mejora de lo que haga falta.

No es un tema menor, y es comprensible que exista temor por no cumplir con los estándares esperados, pero también a que el sistema de evaluación termine siendo un elemento de coerción. Lo conducente es que la evaluación ayude verdaderamente a la construcción de mejoras en la profesionalización y estímulo del docente y que se vean reflejadas en una mejor educación para los niños y jóvenes del país. Esta madrugada, la Cámara de Diputados decide retirar la discusión sobre el dictamen de reforma a la Ley del Servicio Profesional Docente, cediendo a las presiones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educacion

La Educación está enferma, decía la Dra. María Bertely, del CIESAS, en una reunión que tuvimos hace un par de días sobre “Educación y difusión del conocimiento”. La educación está enferma y no es un asunto exclusivo de los maestros, del sindicato o del gobierno, es un asunto de todos. Cada uno de nosotros, -maestros, padres de familia de familia, estudiantes, investigadores, ciudadanos-,  tenemos responsabilidades y compromisos que tiene que ver con la educación ¿los estamos cumpliendo?

Esta semana iniciamos clases en el ITESO, y como cada inicio de curso les pregunto a mis alumnos por qué decidieron estudiar Ciencias de la Educación. Algunos me dicen que porque quieren trabajar con niños, otros quieren poner su escuela, pero la mayoría coincide en querer trabajar para mejorar la educación y cambiar el país.

Cuántos educólogos, pedagogos, normalistas, psicólogos, profesionistas, diputados… Entran al mundo educativo con la intención de transformar las cosas, de mejorar la vida de las personas ¿Qué pasa con esa ilusión? ¿Dónde quedan las utopías? La educación no es la panacea del cambio social, pero sí es un engranaje de un sistema que puede llevar a que los ciudadanos tengan mayor bienestar.

Tenemos a más de un millón de docentes que optaron -por necesidad o por amor- por una profesión desvalorada socialmente, con poca retribución económica y que además, muchos de ellos trabajan en condiciones deplorables. ¿Cómo los vamos a formar y cómo los vamos a evaluar?, ¿quién evaluará al gobierno que sigue sosteniendo esas condiciones sociales?

La educación está enferma y ya es tiempo de realizar acciones para mejorarla. Sentarnos solamente a juzgar y decir lo mal que están las cosas, sólo enturbia más el clima social. Negarnos a entrar a discusiones y seguir aplazando temas pendientes, tampoco ayuda. A todos nos da miedo el cambio, pero necesitamos movernos, necesitamos discursos críticos, sí, acompañados de diálogo, de acuerdos, de propuestas y de acción. Necesitamos mayor inversión en Ciencia y Tecnología, mejores programas educativos, fortalecer la formación, evaluar a los docentes, incentivarlos, creer en la educación.

Sí, la educación está enferma y cada uno desde donde se encuentra tiene algo para aportar a su mejora. Empecemos ya.